Ven y Ve

Noti...

Recibe Bendiciones en tu e-mail

Ads 468x60px

1
Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

Featured Posts

12 de marzo de 2012


Yo te Perdono pero no olvido 

En la actualidad se abordan diferentes  temas en las iglesias tales como obtener la unción, prosperidad, sanidades, superación, manifestaciones del Espíritu Santo,  liberación y otros tópicos interesantes e importantes, sin embargo, raras veces no se escucha disertar en los pulpitos  el tema del perdón.  ¿Por qué?   Bueno quizás no es un tópico  que llame la atención, que sea intrigante, o motivador para  los oyentes.   ¿Qué en realidad perdonar?  ¿Cuáles son las características del perdón?   Es lo mismo pedir perdón  que pedir disculpa.

Vamos a iniciar por pasos, la palabra perdonar o perdón se origina  del prefijo latino per y del verbo latino donāre, que significan, respectivamente, "pasar, cruzar, adelante, pasar por encima de" y "donar, donación, regalo, obsequio, dar.  Estos amplios y claros significados dan a entender  de forma práctica y desafiante para  todos  que han sufrido alguna ofensa, agravio, daño, perjuicio, menoscabo o mal, la capacidad o disposición de dejan pasar por alto de aquellos que reconocen o  han reconocido  que han cometido un error o equivoco  en sus vidas, afectando  de múltiples formas las vidas de otros o seres queridos. 

Para que exista  un perdón se debe cumplir con las siguientes características:

·         No dejar que sus resentimiento lo dominen, debe sacar todo rencor lo más rápido posible para que no crezca en usted raíces de amargura.
·      Debemos perdonar sin reserva, para que no exista en nuestro corazón ningún  vestigio de algo sin perdonar. Es decir, hacer  un  perdón pleno o puro( perdonar y olvidar).
·         No debe dejar de perdonar, Jesús en repuesta a Pedro a su pregunta que  si solamente sietes veces de debía perdonar a un hermano que pecare contra él  o le haga algún daño ,  Jesús le responde  que se debe perdonar setenta veces siete , indicándole que claramente no debemos de cansarnos de dejar perdonar ya que si no lo hacernos nuestra vida entraría en grandes sentimientos de odio hacia los demas .
·       Realista Perdonar (estar claro), decía antes, no es ingenuidad. Hay que saber mirar la ofensa y otras veces el pecado como lo que son. La realidad se mira cara a cara  sin hipocresía, no tangencialmente. Ese realismo conlleva, en primer lugar, considerar las posibles circunstancias atenuantes o eximentes que concurren en el ofensor. Posteriormente aborrecer el daño, el mal, lo injusto, el horror provocado pero siempre con la conmiseración hacia el agresor. Odia el delito y compadece al delincuente se decía antaño. Como Cristo enseño amar a los que nos aborrecen y perdonar sus ofensas.
·         Ser humilde de corazón, ya que los orgullosos en realidad no perdonan, y si lo hacen su perdón no es genuino. La Biblia habla mucho sobre la humildad expresan que los que realmente desean agradar a Dios deben ser humildes y sinceros. Por ejemplo en Pro_29:23  dice: La soberbia del hombre le abate; pero al humilde de espíritu sustenta la honra.
·         Debe ser una persona reconciliadora y crear  medios para solucionar los problemas, no echarle leña al fuego.  Y a quien ofendió. Además de perdonar procede ayudarle a que rectifique su proceder para que no vuelva a repetirlo y, quizá incluso, de ese modo y gracias al testimonio sirva para encauzar algunas otras actitudes inadecuadas. Este modo acogedor quizá implique modificar algunas de nuestras disposiciones y comportamientos puesto que, ¿en cuántas ofensas que hayamos recibido no habremos tenido parte en la provocación del otro?

Existen personas que solamente se disculpan de forma trivial, esto es  para hacer formalismo, no obstante, en su corazón no está la intensión de cambiar o sentirse totalmente arrepentido y por lo general  continúan con su conducta.  Es importante indicar que para algunas perdonar se le  hace difícil  reconocer sus errores o  que han cometido algún agravio    contra otros y por lo tanto, meramente hacen el simulacro de pedir perdón sin la intención ni esfuerzos internos de no incurrir en las mismas acciones. 

Si la persona no perdona  de corazón puede sentirse con remordimiento, ira, amarguras, resentimientos, malas pensamientos, heridas internas que  si no se curan a tiempo pueden exteriorizarse creando enfermedades psicóticas y mentales como los  trastornos depresivos. 

Recuerde siempre si no perdona jamás será libre realmente.

Dejamos tus comentarios